×

Ante las situaciones de urgencia, la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES responde en los países donde está presente con campañas de emergencia de ayuda.

Actualmente, ARCORES trabaja en las campañas de emergencia en todo el mundo por el coronavirus, en Venezuela y en Filipinas

Colabora con las campañas de emergencia de ARCORES

Puedes hacer tu aportación en las siguientes cuentas

Dona en euros



Dona en dólares


  • Respuesta ante el coronavirus

    La Red Solidaria Internacional ARCORES ha puesto en marcha un programa de respuesta al coronavirus dirigido a paliar sus consecuencias en las personas más vulnerables: indigentes, personas sin hogar, familias pobres, desempleadas a las que la pandemia ha dejado expuestas al hambre. El programa tiene en marcha iniciativas en 15 países que atienden a más de 40.000 personas, mediante el reparto de alimentos, la entrega de material de higiene y mascarillas. En esta página puedes encontrar información detallada de las iniciativas en marcha, así como acciones para evitar el contagio…

  • Emergencia en Venezuela

    La familia Agustino Recoleta que conforma ARCORES tenía una preocupación creciente ante la situación de grave crisis socioeconómica que aqueja a Venezuela y que, según todos los indicadores e informes de organismos independientes, se ha convertido en una crisis estructural compleja que tiene visos de prolongarse durante años, para desgracia del pueblo venezolano y en especial de las personas más vulnerables. Desde el 1 de agosto de 2017, la familia agustino recoleta en Venezuela puso en marcha la campaña UNIDOS CON VENEZUELA.

  • Afectados por el volcán Taal

    El 13 de enero de 2020, el volcán Taal -en la isla filipina de Luzón- entró en erupción, y se produjo una efusión de cenizas calientes y gas de su cráter, lo que provocó una evacuación masiva de las comunidades del islote y del perímetro afectado. Cerca del volcán viven aproximadamente 25 millones de personas. Las cenizas tóxicas están afectando y dañando las casas, destruyendo las tierras de cultivo, interrumpiendo la infraestructura de energía y, lo más importante, desplazando a las familias y comunidades.
SUBIR